A diferencia de muchos países, la Navidad en Corea del Sur significa una fecha para ir de compras. En cuanto llegan las vacaciones, los coreanos saben que deben destinar una suma especial de dinero para este día.

El producto navideño más notable es el pastel de Navidad. Aunque la tradición original en el extranjero es hornear pasteles de Navidad en el hogar, en Corea los consumidores prefieren ir a las panaderías para conseguir sus dulces navideños. Las ventas de pasteles se duplican en esta fecha.

Debido a que las familias son cada vez más pequeñas, los pasteles también se han reducido. Sin embargo, su venta no ha decrecido. “Quiero disfrutar realmente de la temporada navideña y los pasteles son una forma accesible de hacerlo”, dice Lee Hyeon Seung, de 24 años.

Los restaurantes también aprovechan este día de consumismo para lanzar menús especiales de Navidad. Muchos restaurantes sólo sirven el menú de Navidad, que consiste en un conjunto de cinco platos por un precio de casi 100,000 wones ($ 92) por persona.

“El día de Navidad, salgo a cenar con mis amigos y a veces puede ser frustrante tratar de encontrar un buen restaurante que sirva su menú habitual”, dijo Kim Dong Hyun, de 35 años. “Siento que la Navidad se ha comercializado demasiado y ha perdido su significado original, agregó.

Por supuesto, los regalos son otra parte importante para los consumidores en Navidad. Las ventas suben un 20% semanas antes de esta fecha especial. Las joyas y los perfumes son las opciones preferidas, así como las velas aromáticas y bufandas.

Según los consumidores encuestados por los grandes almacenes Shinsegae, estos prefieren comprar electrodomésticos y productos electrónicos cada vez más pequeños. Mientras tanto, los consumidores masculinos respondieron que esperaban recibir obsequios como ropa y cosméticos.

Una encuesta de Gmarket mostró que el 35% de los encuestados gastan entre 100,000 y 300,000 wones en regalos de Navidad . Casi entre 100 y 300 dólares por persona.

Aunque muchos lamentan la naturaleza comercial de las fiestas, hay algunos consumidores que dicen que no es tan malo. “Ha sido un año difícil para elpaís, tanto económica como políticamente”, dijo Kang Ji Ah, de 30 años. “Todos, especialmente los jóvenes que han tenido problemas para encontrar trabajo, no han podido comprar cosas para ellos y para otros. Las fiestas son un buen momento para animarnos y permitirnos disfrutar de cosas que normalmente no compraríamos”, concluyó.

¿Qué opinas sobre cuánto gastan los coreanos en Navidad y cómo celebran esta fecha?

Fuente: Korea Herald