El exintegrante de JYJ, PYC, también conocido como Micky, está de nuevo en el centro de la tormenta. Luego de permanecer detenido durante 68 días, el pasado 2 de julio fue sentenciado a 2 años de libertad condicional y a 10 meses de encarcelamiento, si en caso incumpliera con las leyes durante los 24 meses del período de prueba. Además, también fue condenado a pagar una multa de 1,400,000 KRW ($ 1,189 USD).


Tras estar ‘desaparecido’ de los medios de comunicación y de sus redes sociales, PYC decidió crear una cuenta en la popular plataforma virtual Instagram para compartir con sus seguidores su día a día. El actor de ‘The Girl Who Can See Smells’ subió varias fotografías de paisajes, platos de comida y tiernas imágenes de sus mascotas.

Igualmente se presentó como ‘viajero de la vida’ en la descripción de su perfil y desactivó la función de comentarios para todas sus fotos. Sin embargo, lejos de ganar la empatía de la gente, sólo ha conseguido enfurecer más a los cibernautas coreanos, quienes no perdieron el tiempo en comentar sobre las últimas publicaciones del cantante y manifestar su indignación.

– No tiene vergüenza.
– Qué increíble su mente.
– “Yo nunca he probado eso”, la mejor broma de 2019.
– Pienso que él ha llegado a un punto en que debería ser llevado a un sanatorio mental.
– Él no puede ser más narciso.
– ¿“Viajero de la vida”? Qué chiste.
– Él debe de estar locamente solo. Quiere llamar la atención al menos de unas cuantas personas.
– La mentalidad de este tipo es muy extraña.
– Se debe de estar volviendo loco y debe querer un poco de atención para seguir avergonzándose de esta manera.
– Él es el más estable mentalmente del mundo.
– Qué patético.
– Él está enfermo. Debería quedarse quieto al menos por unos meses después todo ese show de llanto que dio… parece no darse cuenta el papelón que está haciendo.

Como sabemos, hace algunos meses, PYC fue acusado de compra y uso de sustancias penadas. Habría hecho uso de estas junto a su exnovia en repetidas ocasiones y casi estuvo de afrontar una pena de 15 años de cárcel.
En Corea del Sur, las leyes establecen que la pena por uso y compra de las sustancias no permitidas equivalen a 7 años de cárcel si no exceden de tres veces. Micky habría aceptado haber hecho uso de estas sustancias mucho más veces, y por eso, él podría haber recibido una pena de 15 años de encarcelamiento.