Todos lo hacemos pero a nadie le gusta hablar de eso. Algunos pueden sentirse asqueados de hablar del popó. Sin embargo, los surcoreanos han encontrado maneras creativas de darle una vuelta de tuerca a los prejuicios comunes sobre nuestros “desechos”.

Por ejemplo, si caminas por las calles de Seúl podrás encontrarte con un carrito de Dong Bang,  un puesto ambulante en el que se expende “pan de popó”. Por supuesto que no se trata de popó de verdad, los panes solo tienen la forma, pero por dentro están rellenos de chocolate, fresa, té verde o pasta de azuki.

Es posible que también te topes con Ddo-Ong Cafe, una cafetería temática, donde encontrarás pequeños desatascadores de inodoros como decoración. Otros restaurantes temáticos similares utilizan tazas con forma de inodoro para servirte tu café con leche.

Las bebidas oscilan entre 4.800 y 7.000 wones y puedes solicitar que tu bebida caliente venga en una taza con forma de inodoro. (Si no hace ninguna solicitud, simplemente saldrá en una taza normal con decoraciones de popó. Si te gusta lo suficiente la taza del inodoro, puedes comprarla por 20,000 wones, junto con otras tazas que tienen impresas varias decoraciones también relacionadas al popó.

En general, este café tiene un ambiente agradable y es un gran lugar para relajarse con amigos. Si vas solo, sigue siendo un lugar agradable y tranquilo donde puede sentarse y reflexionar sobre las preguntas más profundas de la vida.

Pero ese no es el único lugar donde encontrarás comida inspirada en el popó. En la ciudad de Suwon podrás también encontrar alimentos, tazas, e incluso un parque temático dedicado al inodoro ¿Pero cómo es que el popó causa tanta fascinación en Corea del Sur? Si bien puede que no haya una razón que lo explique, los usos tradicionales de dicha materia podrían explicar su valor en la cultura coreana. Además de fertilizantes, esto también fueron utilizado en la medicina tradicional como remedio para las infecciones y fracturas de huesos.

Si pensamos que Corea es el único país donde podemos encontrar estas peculiares cafeterías, nos equivocamos porque Taiwan también tiene en su catálogo algunas opciones dedicadas a este curioso mundo del popó a la hora de sentarse a la mesa. Y Modern Toilet es algo así como la meca de esta temática culinaria, donde las sillas son retretes, y los cuencos para el ramen, váteres en miniatura.

El propietario, Wang Tzi-Wei, comenzó vendiendo helados de chocolate que, con la forma adecuada y servidos en pequeños váteres en miniatura, daban mucho juego. Después vino esta cadena de restaurantes con nada menos que 12 locales repartidos por Taiwan, restaurantes también en Hong Kong -éste se nos escapó en nuestra visita-, y planes para expandirse a Malasia y Macao.

Como dato curioso cabe mencionar que los íconos de popó dorado representan buena fortuna y se han utilizado como símbolos de buena suerte en todos los países de Asia Oriental.

Si aún no te animas a visitar uno de estos lugares, te dejamos algunas opiniones de clientes que han tenido la oportunidad de visitar Corea y comer en uno de ellos.

1.- La comida era en realidad tan sabrosa! La desventaja es que es costos. Necesitas pedir una comida o bebida por persona. Por la novedad y el gusto, creo que vale la pena ir solo una vez.

2.- Este año visitamos Seúl a principios de abril y aún hace frío. Fuimos a popop cafe en Insadong, que estaba ubicado en la parte alta, era un café relajante para estar en familia pero un poco caro.

3.- El café era realmente lindo ubicado en la parte superior de un centro comercial realmente agradable de Main Street en Insadong. La decoración en la cafetería fue divertida y hubo suficientes guiños al tema “poo”. El latte rosa fue sorprendentemente agradable! Gran baño generoso en el que se sirvió. Conseguimos muchas fotos y tuvimos un buen descanso después de ir de compras. Si no te importa gastar un poco más para tomar un café en un ambiente divertido, deberías hacerlo.